Estos cinco frailes fueron enviados por San Francisco a convertir a los maho metanos del occidente, en tanto que el propio santo iba a predicar a los del oriente. San Berardo y sus compañeros predicaron primeramente a los moros de Sevilla, ciudad de la que fueron expulsados después de haber sufrido mucho por su celo. De ahí pasaron a Marruecos, donde se dedicaron a predicar y a servir de capellanes a los mercenarios cristianos del sultán. Las gentes consideraban a los frailes como locos y les trataban como a tales. Cuando se negaron a retomar a sus tierras y a dejar de predicar la palabra de Cristo, el sultán les decapitó con su propia cimitarra, el 16 de enero de 1220. Estos santos formaron la vanguardia del glorioso ejército de mártires que la orden seráfica ha dado a la Iglesia. Cuando llegó a oídos de San Francisco la noticia del valor heroico y el triunfo de sus hijos, exclamó: "Ahora puedo decir con verdad que tengo cinco hermanos". Eran éstos San Berardo, San Pedro, San Odón, San Acurso y San Adyuto. Fueron canonizados en 1481.

SAN BERARDO y COMPAÑEROS:
(San Pedro, San Odón, San Acurso y San Adyuto),
Mártires
(1202)
16 de Enero
VOLVER
CRONOLÓGICO
ALFABETICO